lunes, 19 de junio de 2017

#41



 Hace apenas una semana del Nintendo Spotlight 2017, evento en el que la compañía presentó sus propuestas para 2017, 2018 y algún que otro desarrollo. Mis expectativas personales eran bastante bajas, más después de ver el Pokémon Direct de la semana anterior en el que anunciaron un nuevo port para Switch.

 Mi terror persistía: los ports de Wii U invadirían Switch¸ lo que era una puñalada trapera para los que apoyamos la consola. ¿Pero acabó cumpliéndose este ominoso pensamiento? Nada más lejos de la realidad.

 Horas antes de comenzar el evento, sentía cierto cosquilleo, cierta ilusión por ver qué podían enseñarnos en 25 minutos. Me acordaba del concierto Live Aid, en el que la mejor actuación duraba más o menos ese tiempo, pero esto no era un concierto. Era una demostración de porqué habíamos hecho bien en elegir Switch. Y vaya si lo justificaron bien.

 La metáfora constante no podía ser más acertada: desde los más sencillos a los más complejos, los juegos nos hacen disfrutar por igual, y esa es la base para hacernos “viajar”. Al final, lo que importa es a dónde te lleva el juego.


Las sorpresas no se hicieron esperar: Xenoblade Chronicles 2 va a salir a finales de este año, cosa que mí aún me cuesta creer. Bombas como un nuevo Kirby al estilo 64 o un nuevo Pokémon en desarrollo para dar paso a una auténtica traca: Metroid estaba de vuelta, con un Prime en desarrollo.


 Aún tengo escalofrios al ver la nebulosa azul y la música de la intro de la primera entrega. Pero no habrá que ser muy pacientes: después de todo, en menos de dos meses y medio tendremos uno para 3DS. Samus Aran ha vuelto con más fuerza que nunca.

 Quizá, si hay un juego que me hace dudar, es el Fire Emblem Warriors por su (en principio) escaso plantel de personajes, todos cogidos del Fates-Awakening-Shadow Dragon.


 Pero la guinda del pastel vino con las novedades que traerá Super Mario Oddysey. La verdad es que llegué a pensar si Mario tendría algo nuevo que ofrecernos como para centrar el E3 en su juego. Y efectivamente, tiene mucho que ofrecernos. Sigue siendo 1UP boy. Ah, y la fecha es escalofriante. En OCTUBRE DE ESTE AÑO. Su representación con un T-REX no es nada desacertada.

 Con esto en mente he llegado a una conclusión: no hay compañías ganadoras en el E3. No es una competición para ver quién tiene los mejores anuncios, las consolas más potentes o los dlcs más jugosos. En el E3 los que ganan son los jugadores, que son los que deciden a qué quieren jugar. Es, en cierta manera, como un buffet libre: cada uno elige qué plato coger.

 Así es como gané el E3.


 Buenas noches, que Dios os bendiga y tened sueños eróticos.



Buzón de sugerencias (prometo tenerlas en cuenta)

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *